Doy por supuesto que un artista para la obra cuando nota que resume o que contiene una sensación que es importante para el.  “Las eutímicas” es el título de un cuadro que he puesto en la sección de obra disponible para la venta en esta misma página que iré actualizando. He decidido firmarla hace escasamente dos semanas después de muchas consideraciones y pequeños cambios.

EUTIMIA

Pertenece a la serie Apariciones Marianas. De hecho iba a ser titulado “Apariciones marianas II” pero en el tiempo que he estado pintándolo se cruzaron el el camino ciertas vivencias sobre la mirada eutímica y su relación con la espiritualidad. Decidí continuar el cuadro de esa nueva manera con una lectura mas simbolista y mas literaria que el primero. Está pintado con el color oro de Vallejo porque esta marca tiene un color oro atenuado, casi parece mezclado con plata, que no metaliza demasiado y le da una sensación menos brillante. En fin, que lo aleja de la ostentación que para mí es necesaria en este tipo de busqueda. Los retratos están trabajados ademád de con oro, también con violeta, porque desde hace unos años a esta parte, me interesa mucho el efecto de esta combinación de oro de Vallejo y violeta. Esto me gusta especialmente porque mi idea sobre ese tipo de trascendencia es discreta. Tuve especialmente interés en transmitir en el cuadro ese estado espiritual del que no ansia nada ni está sujeto a ninguna acción o miedo. Bajo la secreta intuición de que después de desproveer al cuerpo de toda ansiedad y anhelo, aparece la mirada del alma. 

El primer cuadro de “Apariciones Marianas” tiene ya 12 años y está basado en la imagen de Santa Gema Galgani. Lo tiene un coleccionista particular y tiene unas dimensiones mucho mas pequeñas. Muchos de los cuadros que hago son experimentos, intentando encontrar el sentido a ciertas sensaciones. Son como puertas dimensionales (como en cierta forma son todos los buenos cuadros o todas las buenas obras de arte) . Ventanas al mundo (como me dijo una vez uno de mis grandes maestros, Anil Das Gupta).  Un punto de vista sobre la realidad.

Hace ya muchos años que también me interesa el concepto de cambio dimensional. Lugares o maneras de eliminar o modificar la sensación de tiempo en un cuadro. Una de las soluciones que trajo el futurismo fue la de representar el movimiento. Pintar varios momentos en una misma obra.  Una de las formas de investigar esa sensación de superposición además de en esta misma serie fue en el cuadro “Obsesión” que pongo aquí abajo. Después he seguido trabajando cosas como el desdoblamiento, la dualidad o la superposición intentando encontrar el objeto que sea como la clave para sentir ese efecto tan particular.

EL GRAN ANTONIO LOPEZ

Estos cuadros y algunos otros mas están también inspirados en otro pintor que siempre ha sido uno de mis grandes referentes. Creo que mi pintura es diferente, no tengo un sentido de la trascendencia tan apegado a la realidad, pero en parte tiene también una intención de “metafísica cotidiana”. Tuve la suerte de conocerlo y tenerlo como maestro en uno de sus cursos intensivos cuando vino aquí a Murcia y me pareció un lujo. Vi a alguien apasionado con lo que hacía y totalmente etregado a nosotros como alumnos. Me interesaba especialmente su representación de la realidad como “estados plásticos superpuestos”, sin principio ni fin. Ha sido uno de sus cuadros que me resultó emblemático y fuente de inspiración para mi obra.Fragmento de “María” de Antonio Lopez.

Aunque mi obra no tiene el mismo sentido pero me inspiraron sus pequeñas correcciones que no disimulaba en el resultado final. Esas pequeñas heridas que dejaban a la vista el largo proceso de su lucha con la medida la pintura, esa intensa metafísica y profundidad de lo cotidiano que he encontrado en grandes autores y que tanto me ha inspirado en mi propio quehacer. Convierte su titubeo constante en un estilo en si mismo. Una insólita ocasión que le da a la pintura hiperealista un valor que en la mayoría de los autores de este tipo no existe.