MI VIAJE CON LAS PALMERAS

 El espíritu de las palmeras.

Taller virtual palmeras

En mis clases de viejo maestro suelo decir que los temas de los talleres me encuentran a mí, mas que yo a ellos. Os cuento como encontré el último por si acaso os sirve.

Agosto da sus últimos coletazos y voy en el bus del Palmar (Murcia). Todavía llevo los pinceles húmedos en las manos recién salido del taller virtual de acuarela de este verano. Estaba yo con las reflexiones de los aciertos y errores del curso cuando de repente me vuelvo a reencontrar con el grupo de palmeras que hay en la bajada de la autovía justo a la entrada antigua del pueblo.

A pesar de que las veo prácticamente todos los días, sigue resultando una visión insólita. Todavía el picudo no se las ha cargado del todo y parece que les falta agua. -Una escultura vegetal imponente con el existencialismo de la muerte flotando!!!- se me escapa sin querer en voz alta mientras un niño se agarra con fuerza a su mamá.

Me sorprende, siempre su belleza y misterio. Vuelvo a tener ganas de retomar el tema, de intentar descifrar su enigma en mis obras a través quizá de maceraciones. Representar esa luz seca que todo lo asola. Ese misterio espiritual y geométrico que intento captar en mis obras y que me parece parte del misterio mismo de la vida.

Se me ocurre que quizá pinto también  para ser parte de esa energía, de intentar atrapar ese espíritu que me embriaga…

Cuadro sobre palmeras solitarias

Acrílico sobre lienzo. Palmeras

El bus sigue su ruta en la tarde de verano. Ya estamos llegando…Hay unas palmeras que me miran de una manera especial justo al lado de mi casa, junto a la bajada de la suntuosa y geométrica autovía. Os subo la imagen del un cuadro de 100×81 cm que les hice hace tiempo y del que estoy especialmente contento.  Parece un grupo de solemnes indígenas observando desde su reino quieto y paralelo.

Allí todo se vuelve azul y milenario!!!-exclamo mientras la mujer del asiento de delante se apresura a bajar en su parada…Ahora parecen centinelas de una sabia tribu Batushi, encima de la enorme construcción egipcia de la autovía que se alza sobre la ciudad. Seguro que se agrupan y se preparan así para recibirnos que para eso es el bus nuevo de la LAT .

Grupo de palmeras.

Palmeras en azul. Siempre elegantes

Todo en el centro me viene mejor, porque provoca un enigma!- exclamo entusiasmado mientras mi compañero de asiento de la izquierda se pone un poco nervioso.

EL CALOR, LOS PENSAMIENTOS Y EL ESPIRITU DE LAS PALMERAS

El calor se cierne en el yermo Murciano cual antesala del cambio climático y las palmeras reflejan su luz cegadora. Se convierten en ese momento en personajes inquietantes de un sueño de siesta. Los cuadros de Hopper, Sicre, Chirico y Morandi dan vueltas en mi pobre y acalorada cabeza mientras el bus avanza en lo que queda de la huerta.

-Aquí hay la suficiente energía para un taller donde exploraremos el espíritu de las palmeras!.  Me apetece volver a tocar este tema tan querido y tan repetido en mi trabajo!. La frase se me ha escapado un poco alta y el conductor se gira y mira extrañado.

Por la tarde  todo está mas dorado, mas amable. La luz se siente de otra manera. Ahora el misterio deja paso a la magnificencia amarilla del atardecer.  Aparece en el ambiente cierta alegría suntuosa y una especie de esplendor naranja. Otra palmera me lanza un guiño de luz en forma de reflejo de estrella. El bus da una vuelta alrededor de ella porque hay una curva pronunciada justo a la salida del pueblo.

Sin duda es una señal de que debo de ponerme manos a la obra! El espíritu de Monet! La luz de Sorolla! – Exclamo espontaneo, mientras los demás viajeros que estaban en silencio, vuelven la cabeza…

Ese fue el momento donde se hizo la luz. Lo vi todo claro. Me levanté emocionado por el descubrimiento y grité contento: -Sin duda es tiempo de hacer el taller virtual de Palmeras!!!.

El autobús frena en seco. El conductor me lanza una mirada inquisidora y abre la puerta. Toca bajarse….

MI PEQUEÑO HOMENAJE

Si te gusta esta entrada puedes compartirla en tu face, sería un honor saber que te gusta.

También si tienes alguna sugerencia o quieres comentarme alguna experiencia que hayas tenido con las palmeras, las compartiré contigo.

Nos vemos en el blog.

______________________________________________________________________________________________________________________